Período Primordialista 1979-81

La influencia, otra vez, de la naturaleza se hace presente y se podría hablar de un nuevo “renacimiento” personal. Empieza con la elementalidad de un niño o un ser primordial, pero con el dominio de su mundo creativo y una reflexión cada vez más profunda.

El ser humano, inmerso armónicamente en la naturaleza, es su “tema”. Después siguen les series (Geografías y Personajes Imaginarios) y las escultopinturas que constituyen el Espacio Totémico donde vuelve a un concepto más primordial y más sereno y armónico.

La visión de la globalidad cósmica lo va armonizando todo, a pesar de las dificultades. La obra – vida en sintonía con los ciclos naturales y los procesos genéticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *